Viajero Estacionario Todos los faustos, el Fausto

  • Gonzalo Lizardo Universidad Autónoma de Zacatecas
Palabras clave: Fausto, tentación, Lucifer, Demonio

Resumen

Encarnado en mago o músico, en médico o poeta, en dictador o ciudadano cualquiera, Fausto se ha entronizado como el mito moderno más persistente, el más poderoso, el más trágico, el más humano: la historia del hombre que, en una especie de sacrificio invertido, ofrenda lo más valioso de sí a los poderes malignos. Hay un pretexto para justificar esta crónica tentación humana. Ante la negligencia con que Dios responde a sus plegarias, el Hombre se reconoce débil e impotente, y como tal procura la fortaleza y la potencia que el Demonio podría concederle.

Las andanzas de Fausto enraízan hondamente en la Historia. El libro de Job ya contiene sus elementos esenciales: un desafío de Satanás que pone en juego la salvación o la redención de un mortal. Según algunos exegetas, aquí Dios cede a la tentación que su rival le tiende; según otros, el Diablo no es sino instrumento divino para templar la fe de Job o punir su soberbia. En cualquier caso, apenas podemos hablar de un destino fáustico, pues aquí el hombre no es sujeto del Pacto, sino su don o su objeto. El Diablo, y no el hombre, se convierte en el verdadero héroe de la leyenda: un ángel recién caído, que desafía a Dios con la soberbia todavía intacta.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2018-08-23